Un día de playa, buceo y buena comida en Tabarca

La isla de Tabarca, situada a unos 22 kilómetros de la costa de Alicante, es una visita obligada para cualquiera que se mueva por esta zona del Levante español, una opción muy atractiva para pasar un día de barco, playa, buceo y buena gastronomía.

La Costa Blanca ofrece muchas opciones de ocio, y la ubicación estratégica de nuestro resort Seascape, las sitúa al alcance de la mano, y entre ellas, no puedes perderte la excursión a Tabarca, la única isla habitada de la Comunidad Valenciana.

Si no te apetece conducir o gastar tiempo de viaje en coche, de abril a octubre puedes optar por partir desde Benidorm. Excursiones Marítimas de Benidorm ofrece el trayecto de abril a octubre con una duración de 1 hora 15 minutos aproximadamente. Otra posibilidad es partir desde Alicante o Santa Pola.

Tabarca debe su nombre a un grupo de genoveses procedentes de la isla tunecina de Tabarka donde recalaron tras un largo periplo en la época de Carlos III. Murallas, baterías y baluartes son legado de los colonos de la época. Restos que conviven con otros vestigios como una necrópolis romana.

Pasear por Tabarca es perderse por callejuelas, recorrer sus coquetos rincones, visitar su pintoresco puerto pesquero, visitar sus iglesias y conocer el Museo de la isla para empaparse de su historia. Con sus 1.800 metros de longitud y 450 metros de anchura todo está al alcance de la mano.

Muchos visitantes optan también por darse un baño en alguna de sus calas de aguas transparentes y disfrutar de unas horas de buceo. No olvidemos que forma parte de una reserva marina protegida.

Tras el buceo o el baño, toca comer, y desde luego, hay que probar el plato más típico de este pedacito de tierra mediterránea: el caldero tabarquino, elaborado a base de pescado y arroz. Te recomendamos algunos de los restaurantes más tradiciones como La Almadraba, Casa Gloria o Casa Ramos. Para el café, resérvate alguna de las terrazas situadas en la plaza mayor.

La jornada va acortándose y toca regresar viendo como el sol se esconde tras la línea del Mediterráneo dejando atrás esta isla misteriosa y atractiva.

Llegar a Seascape es recuperar la calma, la paz, la tranquilidad y el descanso tras una jornada de ajetreo, diversión y entretenimiento.

Artículos relacionados

Leave a Reply

85 ÷ = 17